Rodando por la costa y disfrutando cada centimetro

España tiene una gran cantidad de lugares poco conocidos que merecen hacerles una visita, son perfectos para relajarse porque no son tan concurridos como otras localidades. A continuación se muestran algunas opciones para perderse durante un fin de semana, y por qué no, hasta una temporada de vacaciones completas.

Calpe: se encuentra en la costa de Alicante. Junto a la ciudad está el parque nacional Las Salinas de Santa Pola, es impresionante la cantidad de flamencos rosa que se pueden ver desde cerca, y además está el Museo de la sal dentro de las mismas instalaciones. Visite sus playas y calas, el Museo del Mar y el acuario; en el casco antiguo hay diferentes edificaciones con bellas fachadas y no deje de probar sus vinos locales.

Si su visita concuerda con la última semana de junio, podrá disfrutar del festival de Hogueras de San Juan. Se hacen competencias de fuegos artificiales y cierra con los desfiles de enormes figuras de papel maché que serán quemadas la noche del 24; no deje de presenciar las hogueras en la playa.

Cala Tarida: es una bahía en Ibiza resguardada por bosques y salientes rocosas, es de los lugares más tranquilos que hay en la isla. Sus aguas son perfectas para el buceo y la pesca en roca entre sus acantilados. Si desea una noche movida, es posible trasladarse a la ciudad y divertirse en sus terrazas y restaurantes, ya que está aproximadamente a solo 15 minutos; y si gusta de fiestas memorables, estas se lucen desde junio hasta comienzos de septiembre, que es temporada de vacaciones.

Roquetas de mar: se localiza en la costa de Almería, es ideal si lo que desea es estar en calma. Es una ciudad muy tradicional, sus playas son tranquilas y de suave oleaje, además en su bahía hay gran despliegue de bares, restaurantes de tapas y tiendas locales. Si quiere hacerlo más especial, a solo unas horas se encuentra La Alhambra, déjese enamorar por su fascinante arquitectura y las notas de alguna guitarra, que es muy probable que escuche a sus alrededores en manos de artistas ambulantes.

Arenal d’en Castell: es una de las playas de Menorca, en ella puede dar un paseo en hidropedales, hacer buceo con esnórquel o tenderse a tomar el sol. Mientras esté aquí no deje de ir hasta la Cala Presili, la cual es otra bahía de hermosas aguas azules donde abundan puestos de helados, jugos y mariscos.

No deje que sus planes se retarden por una avería, visitando https://www.piezasdesegundamano.es/ podría solicitar lo requerido para sus reparaciones o mantenimiento y tener el vehículo preparado para las próximas vacaciones. Así tendrá el control de la situación de una manera práctica, rápida y sin muchos gastos.