¿Qué pasa si no pude pagar el alquiler, durante el estado de alarma?

Durante el estado de alarma y ya saliendo de este, muchas personas se encuentran en que no han podido, ni pueden pagar el alquiler, ya que perdieron sus empleos o los ingresos disminuyeron considerablemente.

Al salir del estado de alarma, hay muchas personas que tienen el mismo problema, se consiguen sin ingresos y con el alquiler atrasado.

A raíz de la aparición de la pandemia, y el estado de confinamiento a la cual estuvo la población a nivel mundial sometida para poder superar la crisis , el Estado decidió tomar medidas al respecto, por lo cual se decreta un estado de alarma y decidió realizar varias medicas económicas para ir apaciguando de alguna manera la crisis económica que se veía venir. Es por esto que realiza un decreto el cual se llama, Medidas Real Decreto-Ley 11/2020, sobre la moratoria de alquileres e hipotecas a causa de la crisis económica presentada.

¿Que contiene básicamente este decreto sobre la moratoria de alquileres e hipotecas?:

El primer decreto del estado de alarma corresponde a:

Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el confinamiento y la falta de ingresos por el paro de actividades económicas.

Durante varios meses fue extendido este estado de alarma por lo que se hace necesario revisar con un abogado en derecho mercantil, sobre la revisión de los decretos de la extensión de dicho estado de alarma y su aplicación en el Decreto Ley 11/2020.

El estado de alarma llega a la recta final de su aplicación en España. Con la sexta y definitiva prórroga por aprobar en el Congreso de los Diputados, el país inicia el camino hacia la nueva normalidad. Esta nueva prórroga irá desde el 8 al 21 de junio, fecha en la que comenzaría la nueva normalidad, aunque todo depende de cada región.

Las medidas aprobadas sobre la moratoria de alquileres fueron las siguientes:

-Se suspenden los desahucios durante seis meses, a solicitud de la persona afectada, desde la entrada en vigor del Estado de Alarma para hogares vulnerables sin alternativa habitacional sobrevenida como consecuencia de los efectos de la expansión de la crisis sanitaria, que le imposibilite encontrar una alternativa habitacional para sí y para las personas con las que conviva.

-La situación de vulnerabilidad de las personas que estén obligadas a pagar la renta de alquiler, se realizan cuando suceden los siguientes supuestos:

  • Pase a estar en situación de desempleo, (ERTE)
  • haya reducido su jornada por motivo de cuidados, en caso de ser empresario, u otras circunstancias similares que supongan una pérdida sustancial de ingresos.

-Durante la suspensión el acreedor no podrá exigir el pago de la cuota, ni de ninguno de los conceptos que la integran, no se devengarán intereses y la fecha del vencimiento acordada en el contrato se ampliará.

-Se realizará la renovación automática de los contratos de alquiler que venzan en los tres meses siguientes a la entrada en vigor de esta norma por seis meses en las mismas condiciones que el contrato en vigor, esta solicitud de prórroga extraordinaria deberá ser aceptada por el arrendador, salvo que se fijen otros términos o condiciones por acuerdo entre las partes.

-Moratoria automática en el pago de su renta para aquellos arrendatarios en la situación de vulnerabilidad antes indicada y cuyo arrendador sea un gran tenedor de vivienda, tanto público como privado, (aquel que posea más de diez inmuebles excluyendo garajes y trasteros una superficie construida de más de 1.500 m2). Esta durará lo mismo que el estado de alarma o mientras persista la situación de vulnerabilidad, con un máximo de cuatro meses y una vez superada dicha situación, el inquilino deberá devolver las cuotas no pagadas en el plazo máximo de tres años sin intereses.

Lo mas recomendable es que si se encuentra en situación de vulnerabilidad busque apoyo legal, de un abogado en derecho mercantil para que le explique, cual es el procedimiento y los términos bajo las cuales puede acogerse a esta situación.

¿Cuál es el procedimiento a seguir en caso de no poder pagar la cuota de alquiler?

Si se encuentra en situación de vulnerabilidad siendo un inquilino, todo esto provocado por la crisis económica a raíz de la pandemia, lo mas recomendable es mantener una conversación sincera con el dueño de la propiedad y plantearle su verdadera situación para poder llegar a un acuerdo entre las partes. En caso de que esto no sea posible, pueden solicitar al dueño, siempre y cuando este sea un particular y no una empresa o un gran propietario, y en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del real decreto-ley, el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta, siempre que la suspensión o la condonación total o parcial de la misma no se hubiera acordado previamente con carácter voluntario. Desde el momento en que recibe la solicitud, el arrendador tiene siete días laborables para comunicar al arrendatario las condiciones de aplazamiento o de fraccionamiento de la deuda que acepta o las posibles alternativas que plantea.

Mas, sin embargo, si el arrendador no acepta el acuerdo presentado por el inquilino, este puede solicitar un microcrédito sin intereses ni comisiones, el cual debe ser utilizado íntegramente al pago de los alquileresEste microcrédito lo entregaran para cubrir alquileres por seis meses, por una entidad bancaria avalada por el Estado. El cliente devolverá a la entidad bancaria, el capital en un plazo de seis años y el texto del real decreto indica que este puede ser prorrogable excepcionalmente por otros cuatro años más.

Este crédito a préstamo bancario, no podrá ser solicitado en el caso de que la persona arrendataria o cualquiera de las personas que componen la unidad familiar sea propietaria usufructúe alguna vivienda en España, ya que en este caso el Estado considera que no existe vulnerabilidad.

Sin embargo, existen dos excepciones para el caso de la solicitud del préstamo bancario, para este tipo de eventos, cuando el arrendatario es propietario únicamente de una parte de dicha vivienda y se haya obtenido por herencia; y cuando el arrendatario titular de una vivienda acredite que no dispone de la misma por separación, divorcio o cualquier otra causa ajena a su voluntad, o cuando la vivienda resulte inaccesible por discapacidad de su titular o de alguna de las personas que conforman el hogar

¿Cuáles son los documentos que se deben presentar para demostrar la situación de vulnerabilidad?

Por estar en una situación de excepción, puesto que muchos de los documentos deben ser tramitados en organismos públicos y por el estado de alarma se esta en confinamiento, lo mas conveniente es revisar con su abogado en derecho mercantil, los supuestos y los documentos a consignar.

Los documentos a consignar, serían los siguientes:

En caso de desempleo:

Certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones, en el que figure la cuantía mensual percibida en concepto de prestaciones o subsidios por desempleo

Cese de actividad trabajador autónomo:

El certificado expedido por la Agencia Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma, sobre la base de una declaración de cese de actividad realizada por el interesado

Para ambos casos, se debe presentar adicional:

Certificado de empadronamiento o el libro de familia, donde conste el numero de personas que habitan en la vivienda

O una declaración de discapacidad, de dependencia o de incapacidad permanente para realizar una actividad laboral.

En cuanto a la titularidad de los bienes, se puede comprobar a través de una nota simple del registro de propiedad

Declaración responsable del deudor en la que se hace constar el cumplimiento de los requisitos exigidos para considerarse sin recursos económicos suficientes para sufragar el coste del alquiler.

Todos estos documentos dependen de un organismo público, y como se sabe el hecho de haber estado en confinamiento pudo retardar los mismos, por eso el legislador opta por solicitar una declaración responsable que incluya los motivos, relacionados con la pandemia de Covid-19, que le impiden consignar los documentos en cuestión. Finalizado el estado de alarma, hecho que ya sucedió apenas la semana pasada, se dispone de un mes para consignar los documentos, según el decreto ley.