Las obligaciones de una buena secretaria

 

 

 

 

 

 

Hace poco conseguí el trabajo de mis sueños, todavía no me lo creo, tras acabar el bachillerato realice un grado superior de secretaría y administración de empresas y aquí estoy a día de hoy, trabajando de secretaria de dirección en una multinacional muy importante con sede en España. Toda una suerte viendo como está el país tras la crisis que afortunadamente parece que ya va remitiendo. Pues eso que son ya dos los años que llevo en este puesto de responsabilidad que me ocupa gran parte del tiempo, ya que además de ser la secretaria del jefe también me encargo del buen funcionamiento de toda la planta, es decir, que no falte de nada en los despachos y que todo funcione a la perfección.

Hace poco tuve que buscar por internet una empresa para comprar una destructora de papel y varias cosas más así que puse en el navegador destructoras de papel precios y encontré precios muy competentes y asequibles. Me encargo de que no falte papel y tinta en las impresoras y que las conexiones a internet vayan con la rapidez esperada. Os estaréis preguntando porque me encargo del mantenimiento si soy secretaria, pues sencillo, porque antes me encargaba de todas esas cosas, así que conozco cada detalle y cada rincón de la planta del edificio en el que trabajo por lo que ¿quien mejor para desempeñar ese trabajo que yo? Además es un plus en el sueldo que seamos francos me viene muy bien, y es que toda ayuda económica es poca cuando estás en la veintena y te has emancipado hace poco, así que si tengo que cambiar toners y escribir emails al mismo tiempo, pues lo hago, vale decir que me gusta mi trabajo, además me muevo por la planta y socializo con los compañeros de trabajo, estiro las piernas a menudo y me permite tener amistades entre los compañeros. Porque las secretarias de dirección no estamos solo hay para traer café y redactar emails, también hacemos otras cosas como comprar todo lo necesario para la empresa y por supuesto para facilitar las gestiones de nuestro jefe.

Otra de las cosas que me gusta de mi trabajo es que a la hora de la comida todos somos iguales, los jefes y los subordinados comemos en el comedor de la empresa y allí todos somos compañeros, además el catering es fantástico ¿qué más se puede pedir?